de la galera

Orgullo Húsar

El histórico triunfo de “Los Pumas” frente a los Springboks logrado en el Kings Park de Durban y correspondiente a la última edición del Rugby Championship del 2015  tocó también al sentimiento de la familia del Club Pueyrredón. Precisamente en la imagen de GUILLERMO ILLIA entonando las frases del himno nacional en conmemoración por los cincuenta años de aquel bautismo Puma acontecido en el Ellis Park tras el triunfo por 11-6 frente a los Junior Springboks en el año 1965. La figura del Flaco, también absorbió a las presencias de EDUARDO SHAREMBERG y a la de ANGEL GUASTELLA, participes inolvidables de aquella gesta fundacional del rugby argentino. Que en el caso de Papuchi lo tuvo en el papel de dirigir a este grupo de hacedores. Siempre fue un honor para Puey tener entre sus figuras más relevantes a estos tres nombres de reconocido fuste. Y en ocasiones de aniversario, como lo sucedido en esta fecha conmemorativa, no hace más que agrandar el sentimiento para los que alguna vez llevaron esa galera en el pecho.

Eduardo Scharenberg

Presidente: 1993-1995 y 1996-1998

Pensar en un amigo luego de su desaparición es realmente grato en cuanto a todo lo que nuestro amigo nos dejó en buenos recuerdos..

Pensar a un mismo tiempo en Boca Juniors, en Pueyrredón, en los Pumas, en Miramar, en cuatro blondas bombas, en las plantitas del frente de una casa y en un laboratorio medicinal es pensar indefectiblemente en nuestro amigo el Mono.
Si alguien me pidiera definir al Mono luego de lo ocurrido, surgen varias palabras claves respecto de su personalidad.

Amistad, carácter, talento, cortesía, sentido del humor, pasión.

Al pensar en la amistad no puedo menos que recordar que para mi amigo, tal vez la amistad perfecta sea la que existe entre hombres buenos, iguales en las virtudes que practican, similar en los objetivos que se fijan, honestidad en el camino a recorrer.

Lo bueno del Mono es que siempre estuvo con nosotros, nunca nos demostró que se anotó solo en la prosperidad, lo he visto en la adversidad redoblar los esfuerzos por mantener viva la llama para sostener sus convicciones, para querer llegar a la meta que se había fijado sin abandonar jamás su forma de pensar.

A todo esto, ¿qué difícil era hacerle cambiar de opinión al Mono?

Tal vez sea porque necesitaba un tiempo mayor para digerir lo que un amigo le decía, para confirmar lo que la Real Academia Española entiende por una palabra, lo que los astronautas ya vieron en el espacio interestelar, o que la jugada que hizo el loco Pianetti en la Bombonera no es la misma que uno le cuenta.

El hombre tenía sus convicciones, en general acertadas, en particular discutibles, que digo apenas pensables ante semejante orangután teutónico.

Pienso ahora, que esta actitud de vida ha sido una constante en su personalidad, sea tanto en lo deportivo como en lo personal, en lo familiar como en lo cotidiano.

Tal vez para encontrar el verdadero carácter del Mono, tengamos luego de su ida, que mirarlo en las cosas más simples, en las cosas cotidianas que nos invitaba a compartir.

Ni hablar que de por sí su aspecto llamaba a respeto, a mirar hacia arriba, a alejarse de su paso, ni hablar si el recordado amigo, estaba enojado atenti piace que nos metía a todos dentro de la cacerola y nos cocina al mejor estilo monístico.

Diez minutos después, sabíamos todos que ya se le había pasado y retomaba el alemán humor que lo caracterizó, levantaba el entrecejo mira alrededor, volvía sobre sus pasos y te invitaba a tomar algo. Paso la furia, se alejo la bestia….. volvió Scharenberg.

Es notable como desde el respeto que él infundió, no hay quien lo haya conocido que no te hable bien del Mono, que no te pregunte cuando jugabas de visitante la remanida frase ¿Y el mono? a modo de estar presente siempre, esté o no este del otro lado del alambre.

Su referencia fue su propia vida, su propia personalidad desarrollada con mucho ahínco, con mucha decisión, con mucha ternura, todo al mismo tiempo, todo a la vez lo cual es aún más ponderable.

En la personalidad del Mono, se puede también comprobar aquel dicho español de “que quien bien predica es quien bien vive”, bastando para ello únicamente con haberlo visto como padre o últimamente como abuelo.

En cuanto a sus amigos he tenido la suerte de conocer los de todo tipo, lo que demuestra el privilegio que da a la humanidad que cada uno tiene antes que otros valores hoy por cierto desmerecidos en una sociedad de consumo que se devora todo.

En síntesis, he disfrutado como muchos más, de la amistad de un amigo que se prolonga en sus hijas, en nuestras propias familias de Pueyrredón, en suma en nuestro diario caminar.

Ha dado nuestro amigo un buen testimonio de vida, ha respetado a todos.

Se que a través de nuestras bien conocidas convicciones podremos celebrar si paso por nuestras vidas recordando siempre las tradicionales “Monerías”, en el entendimiento de que el merecido homenaje que le haremos con nuestra memoria, es solo una muestra de todo lo que lo quisimos.

Juan Carlos Luongo

Galeras en Mundiales

En este 2015 mundialista cabe recordar que Puey, con la contribución de seis nombres, es el séptimo Club del Rugby Argentino en aportar jugadores al seleccionado en sus citas a la Copa del Mundo. Estas camisetas fueron utilizadas por Martin Yanguela, Alejandro Schiavio y Marcelo Campo durante el primer mundial del año 1987 jugado en Nueva Zelanda. Dicho privilegio continuó con las convocatorias de Agustín Zanoni y Hernán García Simón para disputar el segundo compromiso mundialista  del año 1991 en Inglaterra. Y por último, para redondear esta lista de Húsares en mundiales, aparece el nombre de Alejandro Campos; que tuvo la posibilidad de representar al club en la Copa del Mundo del año 2011 llevada a cabo nuevamente por la tierra del Haka.

Primera Comisión Directiva de Pueyrredón

Año 1953

Presidente: JORGE F. GUTIERREZ (2 años)
Vice-Presidente: HÉCTOR ALVAREZ (1año)
Secretario: GUILLERMO W. KLEIN (1 año)

Vocales Titulares

URIEL PROPATO (2 años)
JUAN C. BEAUFILS (1 año)
CAYETANO VALENTINI (1 año)
ALFREDO BORDOLI (2 años)

Pro- Secretario: CARLOS A. CONTEPOMI (2 años)
Tesorero: ESTEBAN J. KARPLUS (2 años)
Pro-Tesorero: DOMINGO FENOGLIETTO (1 año)

Vocales Suplentes

JUAN SAAVEDRA (2 años)
LEOPOLDO BOZZANO (2 años)
ADOLFO OTERO (1 año)
CARLOS MACFARLANE (1 año)

Imágenes “De La Galera”